Re-estrena tus muebles

Hace poco, mi familia y yo emprendimos el proyecto de renovar la sala y el comedor de la casa, pues después de algunos años y de interminables veces que reacomodamos los muebles, nos dimos cuenta de que era necesario darle un toque diferente a todo. Dimos ideas, vimos un sinfín de nuevos muebles y elegimos las gamas de colores que queríamos en cada zona. Sin embargo, pronto nos topamos con un problema: el presupuesto.

No queríamos renunciar a la idea de renovar la casa, pero tampoco teníamos un presupuesto grande para comprar todo aquello que parecía necesario para darle una nueva vista a nuestro hogar. Sin olvidar que había muchos muebles de los que mis padres no se querían despedir todavía, ya fuera por su valor sentimental o por su calidad.  Entonces mi hermana sugirió algo que, aunque sonaba descabellado, parecía ser justo lo que necesitábamos.

“¿Por qué no re estrenamos los muebles?” fueron sus palabras, y aunque mis padres y yo no entendíamos que quería decir con eso, pronto nos mostró el potencial que tenía la idea. Ella hizo lo siguiente: que si necesitábamos comprar y que podía ser rehusado. Así, rápidamente decidimos que nuestros muebles podían tener algo más para darnos.

Lijar y pintar algunos no sonaban una mal, podíamos consultar algunas ideas sobre cómo darles una segunda vida a los muebles decorativos por nuestra cuenta, eso incluso podía hacer el proyecto más personal y darle un toque original a la casa.  Pero estaba segura que la mesa del comedor, las sillas y los sillones de la sala necesitarían algo más que pintura.

Así, buscamos opciones y encontramos varias que nos permitían restaurar los muebles y que siguieran brindando a la casa un tono acogedor. Encontramos servicios para todo, y consultando, nos decimos por el que creíamos, podía ser la mejor opción de acuerdo a nuestras necesidades. De esta manera, mientras nosotros nos dedicamos a las paredes y los muebles que arreglaríamos personalmente, los seleccionados fueron enviados para su renacimiento.

Sin duda fue mucho mejor de lo que habíamos planeado originalmente, no solo porque nos permitió compartir tiempo en familia, sino porque también nos dio la oportunidad de darle un toque muy nuestro, cosa que toda casa debería de tener.

Nos sentíamos satisfechos con nuestro trabajo en equipo y mucho más que satisfechos cuando todo quedo en su sitio. Darle más vida a un espacio que no solo compartimos entre nosotros, sino con visitas, generó que la atmósfera fuera diferente. Muchas personas no creían que los muebles fueran los mismo que teníamos, pero nosotros sabíamos que sí.

Compartimos nuestra experiencia y muchas otras personas se animaron a probar la idea en otros espacios de su propio hogar. Ahora el nuevo proyecto es arreglar el jardín de la casa, pero mientras yo veo cosas en Home Depot que nos puedan servir, mi hermana ha decidido que lo mejor es mandar a arreglar una vieja mesa de madera. Estoy sospechando que alguien acaba de hacerse fan de re estrenar muebles.

Facebook Comments

Podría también gustarte...