La invención del primer inodoro

Hoy todos acudimos al baño a polvearse la nariz o hacer nuestras necesidades fisiológicas, sin ningún problema y en total privacidad. No es como en la antigüedad donde el mundo era nuestro baño, en cambio hoy existen hasta servicios de renta de sanitarios portatiles; ya nadie quiere ver traseros al aire.

 

Todos conocemos una aproximación sobre cómo se invitó el celular y cómo México llegó a ser territorio Telcel. Pero, nadie se pregunta: ¿cómo pasamos de hacer de baño en árboles y hoyos en la tierra, a hacer nuestras necesidades en un inodoro? Pues aquí te contaré cómo fue.

 

Para empezar, es bueno recordar que la principal función de un inodoro, no es ser la fosa común de peces muertos; si no evacuar los excrementos y la orina, gracias a la gravedad y la fuerza del agua. Su origen se remonta a hace más de 4 mil años, debido a la urbanización y el crecimiento de las ciudades. Aunque no fue un baño, como lo conocemos hoy en día, ya que no existían sistemas de tuberías.

 

Este tipo de retretes, que más bien eran letrinas, retenses, indios, egipcios y romanos, los usaban desde ese tiempo; pero el dispositivo se fue por el desagüe cuando desaparecieron estas civilizaciones.

 

En 1958, el poeta John Harrington, lo retomó y se acercó al modelo actual de inodoro, cuando instalo un sistema en el palacio de la Reina Isabel I, de Inglaterra. Sin embargo, el “trono” no triunfó y la reina le negó la patente alegando una cuestión de decoro -la popo no es tema para la realeza. Unos años más tarde, en 1775, John Cummins lanzó la patente del actual wáter de cisterna. No obstante, en 1668, fue el año en que se incorporó el drenaje.

 

Prácticamente hoy nadie podría vivir sin un sanitario, en donde hacer en privado nuestras necesidades. Aunque no lo notemos, lo cierto es que un baño es parte vital de nuestras vidas y no sabríamos que hacer sin ellos. Es por eso que, si planeas hacer un evento, Sanieventos te da la opción de rentar inodoros portátiles.

 

Si la nota te pareció interesante y te es de utilidad, regálame un dedito arriba y compártela en tus redes sociales. También, si tienen alguna duda, opinión, consejo o lo que sea, pasa a la caja de comentarios y escríbeme.

 

¡Hasta la próxima!

 

Facebook Comments

Podría también gustarte...