Interiorismo Industrial algo que no pasa de moda

El estilo industrial surgió cuando en la ciudad de New York por los años 50´s, ya que se comenzaron a utilizar como viviendas las fábricas y almacenes de esa época. Después de 65 años de su origen el interiorismo industrial sigue siendo una moda, es uno de los estilos eclécticos que más triunfan en las revistas de decoración y arquitectura.

También se le conoce como estilo urbano, siendo una arquitectura sin pretensiones, en la que se combinan elementos antiguos, como muebles oxidados o desgastados por el tiempo.

Si quieres darle ese estilo a tu hogar o tu oficina te damos estos siguientes tips para hacerlo:

Iluminación: Se utilizan lámparas metálicas, las cuales podemos encontrar en muchas tiendas, también combinan con bombillas con filamentos similares a las antiguas.

Muebles: Los muebles estilo industrial se caracterizan por tener colores fuertes, oscuros y fríos, pueden ser las estanterías metálicas con muchos cajones, mesas amplias de madera tosca o sillones de piel. Lo mejor de este estilo es que no gastamos mucho tratando de conseguir este estilo de muebles, podemos ir a mercados de antigüedades en los que podemos encontrar botellas de vidrio, maletas antiguas, libros envejecidos y lámparas de pie.

La idea es conseguir muebles antiguos, pero no del estilo clásico y encontrarles un espacio en nuestra decoración. El secreto es que debemos saber cómo combinarlos con el resto de los objetos y accesorios que disponemos para lograr la fusión perfecta.

Espacio: Se trata de tener un ambiente amplio que cuente con grandes ventanales, tabiques o paredes de ladrillo, dando la apariencia como si hubiera sido demolido o abandonado.

Ventanas: Las ventanas del estilo industrial son las responsables de obtener luz natural en el ambiente, tienen que ser grandes haciendo referencias a la estética de antiguas fábricas. Muchas veces están subdivididas en cuadrados o rectángulos recubiertos de una estructura de metal. Es sumamente importante no colocar cortinas, salvo las rollers black-out que son muy específicas y no molestan a la visual pasando por desapercibidas.

El estilo industrial, no busca espacios perfeccionistas, tiene que tener texturas llenas de irregularidades e imperfecciones mostrando el paso del tiempo en los objetos y materiales utilizados.

¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]
Facebook Comments

Podría también gustarte...