Sigue estos tips para limpiar tus persianas

persianas

En ocasiones, tratar de limpiar las persianas resulta ser una tarea incómoda y peligrosa; sin embargo, el mantenimiento de éstas es indispensable para que funcionen correctamente y no acumulen  suciedad, además, muchas veces, si las persianas están sucias, las ventanas también se ven así. Pero no te preocupes, a continuación, te damos unos tips o trucos para que puedas limpiar tus persianas de manera fácil y segura.

  • Para su limpieza interior

Seguramente tienes las persianas adecuadas para tu hogar y la mejor forma de darles mantenimiento es limpiarlas por dentro, ya que es mucho más sencillo que intentarlo por fuera. El primer paso para hacerlo es que las desenrolles completamente y pasar la aspiradora para eliminar el polvo: empieza siempre por la parte superior y ve bajando poco a poco. Te recomendamos que utilices el accesorio de la aspiradora que tiene un cepillo en la punta para evitar dañar tus persianas. Una vez que hayas hecho esto, procede a limpiarlas con un trapo o paño suave y húmedo y algún producto que sea especial para el material de la persiana.

  • Escoge los mejores productos para su mantenimiento

Los productos para la limpieza de las persianas dependen del material de éstas, es decir, debes de comprar y elegir el producto ideal para tus persianas siempre tomando en cuenta si son de madera, de metal, de PVC, etc. Al utilizar un producto especial te aseguras de obtener un buen resultado. Ahora bien, si las persianas son de madera, es preferible que no utilices agua porque la humedad puede penetrarla en la madera y dañarla; para mantener limpias este tipo de persianas busca sprays que contengan ceras protectoras para la madera.

Si tus persianas son de metal, la mejor opción es que las limpies con un trapo impregnado de alcohol, esto te facilitará el proceso porque, de esta forma, se secarán rápidamente. Finalmente, si tus persianas son de PVC, puedes utilizar un poco de jabón de trastes disuelto en agua tibia o caliente y un trapo para limpiarlas; después, será necesario que pases un paño con agua limpia para eliminar los posibles residuos de jabón, y otro para que queden completamente secas y evitar que se oxiden.

  • Aprovecha la limpieza y repáralas

Cuando estés limpiando tus persianas, puedes aprovechar y examinarlas de cerca para determinar si tienen algún daño y, de ser así, poder repararlas. Se pueden, por ejemplo, cambiar topes rotos, sustituir lamas, engrasar las guías con el aceite adecuado, etc., esto hará que su deslizamiento sea más suave y evitará posibles daños futuros. Dales un mantenimiento a tus persianas para prolongar su vida útil.

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]

Podría también gustarte...