Primeros pasos para construir tu casa

construir tu casa

A continuación te presentaremos algunos sencillos pasos para comenzar el sueño de construir tu casa ¡toma nota!

Contar con un terreno: Buscar el terreno apropiado para tu nuevo hogar, no es una tarea fácil,  uno que te transmita buenas sensaciones y en el que imagines tu rutina diaria compartiendo momentos inolvidables con tu familia. Este paso es uno de los más importantes, puesto que determinará gran parte de las características de tu futura vivienda.

Determina de cuántos m2 necesitas para construir la casa, la orientación del terreno y cómo tu hogar se beneficiará de la luz y el calor del Sol. Si tienes dudas lo mejor será que consultes con un arquitecto tus ideas y que te asesore para acertar en tu decisión.

Observación: Tendrás que realizar un estudio de la zona, del terreno, de sus relieves y tamaño concreto. Será bueno que esboces toda la estructura de la parcela con los elementos que la componen, así tendrás una visión rápida de su disposición.

Diseño: Para el diseño de tu casa, deberás contar también con la ayuda de un arquitecto que te haga un presupuesto o que diseñe tu vivienda en función del gasto que piensas realizar. Contar con esta segunda opinión de un profesional hará que ahorres mucho tiempo y dinero.

Lo ideal es que cuentes con un estudio geotécnico y topográfico con el que el arquitecto pueda abocetar la idea de la casa.

Documentación: Una vez realizado un anteproyecto de la idea que tienes en mente. Buscarás, con ayuda del arquitecto, la documentación que necesitas para la realización de este nuevo hogar. A la hora de la ejecución de la obra tendrás que contar con la mano de un aparejador que controle la realización de tu proyecto.

Inmobiliaria/Constructora: Compara presupuestos de diferentes constructoras como CICSA y busca una que te ofrezca confianza y cercanía. Asesórate, en el caso de que no conozcas ninguna constructora que te de esa seguridad que necesitas para tu hogar.

Si firmas un contrato, asegúrate de que se especifiquen los plazos de realización de la obra, las garantías con las que cuentas y qué se incluye y qué no.  Cuanto más concreto sea este documento y más se especifique, mucho mejor.

¡Manos a la obra! Es bueno que estés atento a los avances que se realizan y a los posibles cambios. Trabaja mano a mano con el personal y el arquitecto para poder controlar que todo esté correctamente para que no surjan problemas o imprevistos.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]

Podría también gustarte...