Persianas y cortinas: materiales más comunes

Persianas

Al momento de elegir y adquirir unas persianas, el mercado de la decoración y diseño de interiores no solo nos ofrece una gran variedad en cuanto a tipos, tamaños, funcionalidad y precio, también lo hace con los materiales que se emplean para fabricarlos. La madera. el aluminio y el PVC son algunos de los elementos más populares en el sector para hacer estos protectores de sol. Cada uno de ellos cuenta con ventajas y desventajas y el día de hoy te las diremos para que puedas hacer una buena elección de compra, no solo en cuestión de estética.

PVC 

En realidad es el ácronimo para referirnos al policloruro de vinilo, un derivado del plástico que resulta muy versátil y es ocupado en diferentes ramas de la industria. Aunque la gente lo relacione más con los tubos blanco de varios tamaños que se pueden usar para el drenaje de una casa y las tuberías de un inmueble, lo cierto es que su resistencia, durabilidad y la rentabilidad de este elemento lo hace uno de los materiales favoritos entre los fabricantes de persianas.

Entre sus ventajas tenemos:

  • Su facilidad de mantenimiento (no requiere una limpieza minuciosa)
  • Soporta a la perfección todo tipo de climas extremos
  • No tiene problemas en tener contacto con cualquier químico o sustancia ocupado para la limpieza
  • Es un excelente aislante térmico acústico

Pero, no es perfecto, por lo que tiene ciertos puntos en contra:

  • Con el paso del los años puede agrietarse o adquirir un tono amarillo
  • Depende de su grosor, su vida útil puede variar
  • Hay manchas que no serán fáciles de retirar

Aluminio 

Conocido por ser un metal ligero y no magnético, se suma a la lista de los favoritos para hacer persianas. Entre sus ventajas destacan:

  • Seguridad
  • Aislamiento
  • Escaso mantenimiento
  • Resistente a la lluvia y los rayos del sol
  • Durabilidad y fortaleza

Quizás el único inconveniente es que no resulta tan barato como las persianas de PVC y si el acabado no es el adecuado, puede crear superficies afiladas o que se tienden a calentar excesivamente con la exposición directa del sol.

Madera 

Estéticamente, la madera es una alternativa muy agradable, además de que el material puede resultar un poco más económico que los mencionados anteriormente, dependiendo de la calidad y tipo empleada en su elaboración. Si tu estilo de decoración es clásico o contemporáneo, este material puede ser el ideal para agregarlo a tu hogar. Entre sus ventajas puedes encontrar las siguientes:

  • Es fácil aplicar diferentes colores en su superficie
  • Mucho más robusto que otros material, lo que lo ayuda a que no pierda su forma.
  • Dota de calidez al hogar y permite crear ambientes más acogedores

Sin embargo, puede tener ciertos inconvenientes:

  • Necesita ser barnizada al menos una vez al año, de lo contrario, el clima puede afectar su apariencia.
  • Es muy sensible a la humedad.
  • Puede ser atacadas por algunos parásitos y polillas, lo que provoca un rápido deterioro y grietas prematuras.

Cortinas

En general, el principal material para hacer cortinas son las telas, aunque podemos encontrar dos tipos categorías: los textiles naturales y sintéticos. Las más comunes son cuatro, y cada una, igual que las persianas, tiene sus ventajas en  cuanto a la decoración y estética.

Algodón

Sin duda este material es uno de los textiles naturales más empleado para fabricar cortinas, sin embargo, no se usa en estado puro, es decir 100%, sino que se tiende a combinarla con otros materiales para una mayor durabilidad y resistencia en cuanto a tensión.

Entre sus ventajas podemos encontrar:

  • Tiene una excelente resistencia al calor, lo que permite que se exponga directo a la luz solar sin problemas y evita que una habitación suba rápidamente su temperatura
  • Existe una variedad de colores que puedes encontrar disponibles con este material
  • La solidez del material permite bloquear la visibilidad y dar intimidad a un espacio

Sin embargo, una de las principales desventajas radica en la limpieza, pues este material puede encogerse si no se tienen los cuidados adecuados, además de que no resulta fácil su alaciado en el planchado, a menos que te ayudes de otros productos.

Cáñamo

Otra fibra natural que es conocida por su gran resistencia. Este es uno de los materiales que se suele combinar con el algodón para la fabricación de cortinas, principalmente porque la apariencia de la fibra de cáñamo tiende a ser rugosa y con ciertas aspereza a tacto. Entre sus ventajas están:

  • la resistencia a los rayos de sol, lo que permite bloquear una gran cantidad de luz a la estancia.
  • Su mantenimiento es sencillo y puede limpiarse con una agua fría y un detergente no agresivo.
  • Tiene colores neutros, por lo que pueden combinarse con muchas decoraciones.

Nylon o poliamida 

Esta fibra sintética tiende a imitar otras telas, principalmente la seda. Pero resulta mucho más fácil su cuidado, pues resulta mucho más fácil de limpiar, la tela no se encoge ni va perdiendo color o almacenando polvo.

Seda 

Aunque es muy bello, requiere un un alto grado de cuidado. La tela dota de un toque muy elegante al hogar, pero su delicadeza no siempre impide la entrada de luz solar a una habitación.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]

Podría también gustarte...