Sin categoría

La pasión encerrada

31 Jul , 2017  

Share this...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

 “Vamos a darnos indiscriminadamente a todo lo que siguieren nuestras pasiones, y siempre seremos felices. La conciencia no es la voz de la naturaleza, sino sólo la voz de los prejuicios”

Marqués de Sade

 Se nos ha enseñado desde la niñez a dormir la voz que es inherente del ser humano, la voz de la pasión. Nos enseñan a verla con reprobación, con miedo, y a esconderla con vergüenza como si estuviéramos haciéndole daño a alguien, cuando solamente estamos alimentando un hambre que es normal en nosotros, que tenemos que escuchar sus gritos y sus necesidades, que no podemos dejar olvidadas.

Todo mientras sea legal o se siga con las pautas de seguridad para ti mismo y los que te rodean, se puede hacer. ¡Ya basta de los prejuicios que nos atan, que amordazan nuestros deseos, y nos dejan hambrientos de placer!

Basta con los estereotipos de lo que es correcto o es incorrecto. Si quieres que una profesional realice un masaje erótico, que es lo más inofensivo del planeta, pero que aun así sigue avergonzando a las personas de sobremanera, pues hazlo. Que no te importe, ve a ese spa para hombres que satisfaga tus necesidades, y cumpla tus deseos, que no te dé miedo.

Y deberían abrir los masajes eróticos para mujeres, de igual manera. Todos tenemos el mismo derecho de disfrutar del erotismo, del placer, jugar con estas sensaciones que pueden ser tan sutiles y delicadas como tus necesidades lo requieran.

Y van desde un spa para hombres, hasta comprar una lencería sensual en Victoria Secret, o en Calvin Klein. Todo es válido, lo único que no está permitido es tenerle miedo a los estereotipos y a los prejuicios. Creo que limitamos demasiado de nuestras vidas para cumplir con estas reglas sociales con las que no estamos de acuerdo, o que terminan envenenando nuestros sueños, y deseos.

Todo esto por quedar bien con ¿con quién? Con quien queremos quedar bien, o encajar en expectativas que no nos conciernen. Las personas que nos aprecian jamás nos juzgarían sin antes escucharnos, y las otras personas no deberían interesar, porque simplemente no son parte de ti ni ayudan a tu crecimiento personal.

 

Facebook Comments


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *