Cemento, barillas y grúas

 

 

Las gruas torre son la maquinaria esencial en cualquier construcción de magnitud, éstas son las que estás destinadas a la carga y descarga de diferentes materiales y que posee distintas variedades, que generalmente dependen del uso que se le quiera dar.

En este mundo de la construcción conocemos las herramientas y aparatos más básicos, y eso es porque cuando viajamos en la ciudad, el camión o metro pasa por grandes predios infestados de hombrecillos, bolsas de Cemex y un montón de máquinas.

La grúa torre, además, realiza su correspondiente desplazamiento sobre un carro y cuenta con un soporte giratorio que es generalmente montado sobre la parte superior de una torre vertical. La grúa tiene una base que está unida a la parte inferior de dicha torre.

En cuanto a uno de los rasgos distintivos de este modelo de grúa, hay que destacar que su concepción siempre tuvo en cuenta el soporte de cargas y descargas realizadas con gran frecuencia, lo mismo se pensó en un tipo de grúa que efectuara muchos traslados entre emplazamientos varios. De ahí que el lugar donde es más utilizada la grúa torre sean las obras de construcción, también por su capacidad para llegar a grandes alturas.

Entre las partes fundamentales de la grúa se encuentra el gancho, ya que es el que permite el desplazamiento de la carga. Dicho gancho debe tener un dispositivo anexado a él, de lo contrario, la colocación de cables no será tarea fácil.

Su instalación, por lo pronto, es solo temporal. Cabe mencionarse que dentro de las grúas torre hay diferentes tipos:

  • La estacionaria (de base fija)
  • La desplazable (base que cuenta con medios de traslación);
  • Desmontable
  • Autodesplegable (común o monobloc)
  • Trepadora

Por otro lado, como en cualquier construcción, la seguridad es un tema muy importante, por lo que las inspecciones en grúas torre se deben realizar partiendo de una inspección inicial previa a la puesta en servicio de la grúa.

Para las grúas instaladas durante tiempo prolongado, se realizará una inspección extraoridinaria cada dos años desde la puesta en servicio en el caso de las grúas torre.

Las inspecciones en las grúas torre y autodesmontables se deben realizar normalmente en dos fases diferenciadas. Una primera con la grúa desmontada, y una segunda cuando se ha terminado el montaje de la grúa.

En ambas fases se deberá observar si existe alguna anomalía y reflejarlo en el informe oficial.

 

Facebook Comments
¿Te ha gustado el artículo?
[Total: 0 Average: 0]

Podría también gustarte...